La colimador laser 4.5, que Obi Wan Kenobi define en Star Wars como “un arma elegante de una era más civilizada” y que cada jedi se construye a medida, no podría fabricarse si nos regimos por las leyes físicas de la Tierra.

Como indican las doctoras Marta García-Matos y Federica Beduini, del departamento de Transferencia del Conocimiento del Instituto de Ciencias Fotónicas (ICFO), los problemas que impiden su fabricación son de tres tipos: estéticos, de manejabilidad y de utilidad como arma de combate.

El primero es que la luz de un rayo láser se propaga hasta el infinito, por lo que no se puede conseguir que la espada tenga una longitud finita. “La única opción es que dispusiera un capuchón al final con un espejo, lo que impediría que la espada fuera únicamente de luz.

Por otro lado, y a nivel más técnico, el espejo reflejaría la luz sobre el láser y lo estropearía”, añaden. El haz apenas sería visible, tal y como explica Jordi Andilla, ingeniero investigador de microscopía y nanoscopía de súper resolución en el ICFO. “Cada fotón en un haz de luz viaja en línea recta, es decir, todos los fotones viajan en una misma dirección. Para poder ver el haz de luz, un detector -como el ojo o una cámara- necesitaría recibir algunos fotones de éste. Para que esto suceda, los fotones tienen que rebotar en algún medio, como por ejemplo polvo del ambiente”.

Las posibilidades de que el haz sea visto aumentan si el haz es grande, porque tiene “bastantes probabilidades de encontrar polvo u otros dispersores. Los sable laser star wars , a diferencia de las fuentes de luz convencionales, son fuentes de luz que emiten de forma direccional y además el área del haz es muy pequeña; en general es muy concentrada. Por tanto, los fotones dispersados por el polvo van a ser muy pocos y el haz va a ser muy poco visible. En ambientes donde hay humo -en discotecas, por ejemplo- los láseres son muy visibles, ya que hay muchas partículas de humo que hacen de dispersores”.

Otro aspecto que apuntan García-Matos y Beduini es que el humo y el polvo se quemarían con la potencia del comprar laser 10000mW y, además, sin producir los efectos de sonido que aparecen en las películas.

El segundo problema a afrontar sería la manejabilidad reducida de la espada: la potencia para conseguir un láser de esa anchura y que fuera capaz de cortar “sería enorme. Se necesitaría conectar la espada a la corriente, o tener baterías pesadísimas, lo que impediría toda manejabilidad”.

Desde el punto de vista de la física, sí podría utilizarse como herramienta para cortar determinados materiales, recuerda Andilla. La condición es que el material puede absorber el láser a una cierta longitud de onda (su color), con la potencia suficiente.

“Al absorber los fotones, el material se calienta y, por lo tanto, llegado a un punto se funde o se sublima. En estos casos, si el proceso es muy rápido, no hay transferencia de calor al material adyacente. Por lo tanto, podrá eliminar una parte pequeña de material sin quemar el resto”, detalla.

Por último, la espada láser es inviable como arma de combate de esgrima, porque un puntero laser de 50000mW no choca con otro, ya que la luz no choca consigo misma. Y, como se ha comentado, no emite ruido al chocar.

La fértil imaginación de George Lucas sigue seduciendo a nuevas generaciones de fans de Star Wars pero, como demuestra la ciencia, jamás podremos reproducir los combates con sables de luz entre jedis.

Espada Laser

Con el fin de elaborar la lista definitiva con los mejores juegos de Star Wars jamás creados, viajamos hasta las ruinas del antiguo templo Jedi en busca de los Holocrones que ocultan los secretos de la Fuerza. Por desgracia, el Lado Oscuro aún no había abandonado el lugar… Ajustad las células de energía de vuestro sable láser, porque estamos a punto de recorrer una galaxia muy, muy lejana.

Star Wars (o La Guerra de las Galaxias, como la llamábamos antiguamente) es una de las obras de entretenimiento más legendarias y con más aficionados de la historia. Esto ha hecho que a su alrededor se forme todo un universo de películas, novelas, cómics, juguetes y, por supuesto, videojuegos… Muchísimos videojuegos. Como en Hobby Consolas somos auténticos Maestros Jedi encargados de proteger a los usuarios de Internet, hemos recogido TODOS los juegos de Star Wars a los que merece la pena echar un vistazo: ya sean obras maestras del Lado Luminoso o manifestaciones mediocres del Lado Oscuro. Porque sin equilibrio no hay Fuerza, jóvenes Padawan.

Star Wars: Caballeros de la Antigua República, más conocido como KOTOR, es mundialmente aclamado como EL MEJOR JUEGO DE STAR WARS creado hasta la fecha. Y no es para menos: BioWare tiró la casa por la ventana y nos presentó un RPG que tiene todo lo que podríamos desear de una buena aventura basada en el universo de George Lucas: localizaciones de hermosa factura, combates con sables láser, poderes de la fuerza, batallas espaciales, una historia con giro de guión inesperadísimo y un elenco de protagonistas de otra galaxia (El Lord Sith Revan y el droide asesino HK-47 se llevan la palma). Y por si fuera poco, el destino de la galaxia depende de las decisiones que tomamos a lo largo de la aventura, logrando que nos impliquemos en la historia de una forma que pocos juegos consiguen. Una joya magistral y atemporal absolutamente obligatoria para todo fan de La Guerra de las Galaxias, que actualmente podéis disfrutar en iPad .

http://potentelaser.blogsport.de/2016/05/18/sable-laser-star-wars-7