Una partida de punteros laser precio ha sido retirada del mercado, después de haber provocado lesiones oculares graves a dos niños: uno de ellos ha perdido parte de la visión en un ojo. Estos punteros se utilizan a veces como juguetes, a pesar de que su uso está desaconsejado para menores.

Empieza como un juego, una diversión, una luz que les llama la atención, pero tiene peligro. El hospital Miguel Servet de Zaragoza lanzó la voz alarma. Atendieron a dos menores de 10 y 11 años con lesiones en la retina, uno de ellos puede sufrir una pérdida importante de visión del ojo derecho.

La exposición a radiaciones láser debe ser siempre la mínima, porque las lesiones pueden ser irreversibles. Tras el aviso, Salud pública comienza el rastreo de la venta venta de laser verde de esos punteros principalmente en bazares. Han retirado 25, de dos marcas diferentes.

La normativa permite el uso de algunos tipos de láser de hecho es fácil conseguirlos en tiendas o a través de internet, pero hay que tener cuidado,

La potencia y el riesgo debe de estar especificado en la etiqueta y bien claro, además no se puede utilizar como un juego.

En otras ocasiones se ha puesto en peligro la seguridad aérea. La moda en laser 50W comprar algunos aeropuertos de lanzar desde tierra destellos que deslumbran a los pilotos a la hora del aterrizaje. Las consecuencias pueden ser muy graves y las penas también.

La Dirección General de Protección de Consumidores y Usuarios ha retirado del mercado 25 laser azul 5000mW barato tras la comunicación, por parte de la Dirección General de Salud Pública, de que dos niños habían sufrido lesiones oculares graves por el uso indebido de estos instrumentos.

laser 10000mW

El aviso inicial partió del servicio de Oftalmología del Hospital Miguel Servet de Zaragoza tras asistir a dos niños que padecían lesiones retinianas. Los menores, de 10 y 11 años, fueron atendidos en el Infantil, donde se les diagnosticó maculopatía bilateral en uno de los casos y una alteración pigmentaria foveal que afectaba al ojo derecho, con una agudeza visual de 4/10 (pérdida del 60% de visión), en el caso del otro niño accidentado.

El Servet alertó a la Dirección General de Salud Pública, que, a su vez, informó a Consumo. Tras el aviso, los inspectores de Consumo comenzaron a investigar la procedencia de los punteros láser gracias a la colaboración de las familias de los niños, que les proporcionaron los instrumentos.

Los inspectores se dirigieron en primer lugar a los distribuidores y al comercio que, supuestamente, vendió uno de ellos. En estas intervenciones no se localizó ningún ejemplar, si bien se advirtió a los establecimientos de la prohibición de la venta de los mismos.

En una segunda fase, la inspección se hizo extensiva a otros establecimientos, principalmente bazares. Como resultado de estas últimas actuaciones se localizaron 25 unidades que fueron intervenidas. Consumo ha destruido 16 de ellas por carecer de documentación que avale su procedencia y ha inmovilizado las otras 9 mientras se resuelve el procedimiento.